A Amazon le sale un serio competidor en España

Carlos,

casa-del-libro

Amazon es de esas compañías que deja huella por donde pasa y desde que se estableció en nuestro país el sector editorial está alerta y son muchas ideas las que pretenden plantarle cara para poder llevarse algo del pastel. Por eso El Corte Inglés y La Casa del Libro han anunciado recientemente la creación de una sociedad que se centrará principalmente en la comercialización de libros electrónicos y lectores Tagus para su lectura.

Con esta asociación se pretenden aprovechar los canales de distribución de ambas empresas y poner a la venta más de 100.000 títulos que ambas tienen en sus catálogos. Además los diferentes lectores de la familia Tagus, que ofrece La Casa del Libro por precios que van desde los 100hasta los 300 euros, podrán ser adquiridos en los establecimientos de El Corte Inglés que tiene diseminados en todo el país, aunque no serán todos, sino tres de los cinc existentes: Tagus Táctil (100 euros); Tagus Lux (120 euros) y el Tagus Magno (300 euros)

Philippe Bouteille, responsable de cultura y ocio de El Corte Inglés, afirmó que este movimiento es una clara respuesta a la presencia de Amazon en nuestro país, aunque podría llegar a pensarse que es una reacción tardía, aunque el mercado de los libros electrónicos aún puede calificarse como de emergente en nuestro país dado que solamente representa entre el 3 y el 4% de todo el negocio editorial.

Estos datos coinciden a la perfección con los expuestos dentro del informe The Global eBook Market, donde esta cifra es meramente anecdótica, casi como una gota de agua en la lluvia, aunque no hay que dejar de lado el importante avance que ha tenido este sector desde hace unos años. Este avance ha duplicado su cuota dentro del mercado editorial y gracias a él, tanto El Corte Inglés como La Casa del Libro aprovecharán su momento y plantarán cara a Amazon.

Puntos en contra

A pesar de ello no las tienen, o creo que no las tienen, todas consigo, dado que Amazon cuenta con un mercado bastante consolidado en nuestro país y cuenta con la mayor infraestructura dedicada al libro electrónico, tanto en lo referente a la logística y también gracias a su amplio catálogo, mucho mayor del que cuentan ambas entidades juntas.

El otro punto en contra, al menos en principio es el IVA con el que se gravan los ebooks dado que Amazon declara los impuestos en Luxemburgo, gravándolos con un 3% frente al 21% que hay en España, aunque como ya os adelanté hace unos días, Amazon solo podrá hacerlo hasta 2015, fecha en la que tendrá que gravar sus libros al mismo IVA del país donde se haya hecho la venta, momento en el que todos estarán en igualdad de condiciones. ¿Podrá plantar cara esta nueva unión al gigante de los libros electrónicos?