Amazon ya vende más libros digitales que impresos

Carlos,

amazon-uk

Desde la división de Amazon en el Reino Unido han confirmado que desde que comenzó 2013 se han vendido (siempre hablando en parámetros de su servicio) más libros en formato digital que impresos.

Esto no hace sino confirmar la tendencia que ya habían anunciado el año pasado y donde se podía ver la tendencia alcista en este término desde el año 2011.

Hace tiempo que comenzó su andadura en la venta de libros electrónicos y desde aquel momento no ha parado y ha sabido jugar bien sus cartas. Especialmente en lo que a branding se refiere, porque mucha gente conoce los ereaders gracias al Kindle, algo que no todas las empresas pueden conseguir y las que no lo hacen pagarían ingentes cantidades de dinero para que su producto o servicio fuese conocido o sinónimo de un estándar.

Más ebooks para Kindle

Han confirmado que por cada 100 libros de papel que venden, independientemente de si son de tapa dura o blanda, se venden unos 105 títulos digitales, especialmente para su lector de ebooks Kindle. El furor por los gadgets de uso diario como ereaders, tablets o smartphones no ha hecho otra cosa sino que disparar sus ventas de libros electrónicos. En un principio esta tendencia sólo estaba en Estados Unidos, pero ha llegado con gran fuerza al viejo continente y aquí también se venden más libros electrónicos que impresos, por lo menos desde Amazon, y las estadísticas son ligeramente mayores que al otro lado del charco: por cada 100 libros impresos se han vendido 114 en formato digital.

Amazon Reino Unido confirma que parte de la culpa la tiene el aumento de autores independientes, quienes ven en su plataforma una estupenda alternativa que puede servirles de trampolín en su carrera y darse a conocer, algo que hace unos años no era nada sencillo.

Además aseguran haber comprobado que los lectores con Kindle compran cuatro veces más libros que antes de que lo tuvieran. Esto confirma que los ereaders no animan a la piratería sino a la compra.

¿Comodidad? Puede que esta sea una de las principales razones a la hora de dar el cambio de lo tradicional a lo digital, pero personalmente pienso que son dos cosas que pueden convivir tranquilamente, aunque veo que lo digital podrá comerse a lo de siempre, algo así como lo que sucedió cuando apareció el CD, que acabó de hundir a los vinilos, aunque ahora han vuelto con mucha fuerza, pero han tenido que pasar años.

Espero que no pase lo mismo con los libros impresos porque leerlos, tocarlos y pasar sus páginas ansiosos de saber cómo sigue una trama es una sensación que seguramente no llegarán a proporcionar los ereaders de hoy en día.