Gobierno de Estados Unidos vs. Apple

Carlos,

juicio-apple

El culebrón que mantiene Apple tiene visos de ir directamente a un enfrentamiento entre el Gobierno de Estados Unidos y varios estados de ese país, los cuales han pedido que se impongan nuevas restricciones (y más duras) sobre la compañía de Cupertino por conspirar ilegalmente para así poder subir el precio de los libros electrónicos.

Se veía venir que este asunto iba a traer mucha cola y ahora se busca impedir que Apple infrinja la ley antimonopolios después de que la jueza que llevó el caso asegurase que la compañía tuvo un papel principal dentro de esta trama de conspiración con cinco grandes editoriales para aumentar el precio de los libros digitales.

Bil Baer, jefe de la división antimonopolios del Departamento de Justicia, declaró que:

Bajo la orden propuesta por el departamento, la conducta ilegal de Apple cesará y Apple y sus ejecutivos de alto rango no podrán conspirar para evitar la competencia.

Con estas declaraciones queda claro que el Gobierno de los Estados Unidos no está para nada de acuerdo con las políticas de la compañía californiana y no dudará en poner en marcha todos los mecanismos legales de los que dispone para evitar que puedan sucederse episodios como el que ya ha quedado demostrado hace escasas fechas. Obviamente esto ha sido un duro varapalo para Apple, pero no en lo económico, porque habrá sanciones bastante duras, sino para su imagen y su reputación, la cual puede hacer que su nivel de ventas sea menor que en otros años, aunque habrá que esperar a los resultados cuando se cierre el ejercicio fiscal.

El plan del Gobierno, que aún debe ser aprobado por la corte, requerirá que Apple finalice inmediatamente sus contratos con las cinco editoriales, de las que os hablé en un anterior post sobre ello, y se le prohibirá durante cinco años hacer contratos que suban el precio de los libros digitales vendidos por sus rivales. Pero la cosa no queda ahí, tampoco podrán hacer acuerdos con proveedores de películas, música y programas de televisión para sus tablets iPad y teléfonos iPhone y también exigiría a los proveedores que bajen los precios a Apple si los reducen a sus rivales.

Las cosas no están nada fáciles para los de la manzana mordida y deberían contratar a un ejecutivo interno a tiempo completo para que se encargue de certificar que se cumplen las leyes antimonopolios. ¿Serán capaces de resistir la tentación y dar carpetazo a este asunto? Algo me dice que seguramente esta no será la última noticia que tendremos sobre Apple y el precio de los ebooks.