Los Juegos del Hambre, Suzanne Collins

Carmen,

Con la trilogía de los Juegos del Hambre, Suzanne Collins se sube al carro de los autores -aunque tal vez sería más exacto decir autoras- que se han ganado un puesto de honor escribiendo literatura fantástica dirigida principalmente al público juvenil, junto con J.K. Rowling con Harry Potter.

Los juegos del hambre

A lo largo de los tres tomos que conforman esta trilogía, la autora hace mucho más que contar una historia. Con un estilo narrativo que logra involucrarnos de lleno en la trama -toda la trilogía está escrita en primera persona del presente, algo poco usual- Suzanne Collins logra construir todo un mundo que se sitúa en un futuro indeterminado donde gran parte de la humanidad ha sido aniquilada por las guerras, y en donde podemos encontrar personajes perfectamente constituidos que nos atraparán y nos harán palpitar hasta la última página, ya que su humanidad nos hará empatizar de inmediato con ellos.

Con la primera entrega, que lleva el mismo título que la trilogía, conoceremos a Katniss Everdeen, una intrépida muchacha que desde la muerte de su padre está a cargo de su familia.

Katniss vive en uno de los doce distritos que se encuentran bajo el yugo tiránico del Capitolio, el centro de poder desde que gran parte del mundo fue arrasado y tan solo subsisten algunas pequeñas ciudades entre la inmensidad de la naturaleza.

Cada año, el Capitolio organiza los llamados “Juegos del Hambre”, en los que recluta al azar a dos jovenes, chico y chica, de cada uno de los 12 distritos que tiene bajo su poder para obligarlos a combatir a muerte en “la Arena” hasta que solo quede un ganador… y no sólo eso, sino que además, para mayor crueldad, el combate está retransimitido en directo por la televisión y ofrecido como un reality show.

Los juegos del hambre: una saga

Con las dos siguientes entregas de la saga, “En llamas” y “Sinsajo”, Collins consigue dar continuidad a la historia no solo evitando caer en la monotonía y la sobreexplotación de ideas, sino haciendo cada entrega mejor que la anterior.

La historia no solo es original y está maravillosamente escrita, sino que además tiene todo lo necesario para ser considerada una obra de gran altura: aventura, acción, romance, drama… y todo ello combinado con una maestría que hacen de los “Juegos del Hambre” una historia única e imperdible para todos aquellos a quienes no les importa robarle horas al sueño para evadirse, con un libro en la mano, del aburrido mundo que nos rodea para sumergirse en un mundo repleto de vivencias extraordinarias.

En resumen, Los Juegos del Hambre es una trilogía que hay que leer y, una vez pasado el tiempo, volver a leer, si te gustan este tipo de lecturas.