The New York Times se suma a la moda del ereader

Carlos,

new-york-times

Los lectores de libros electrónicos están viviendo un momento estupendo, no solo por la aparición de nuevos modelos en el mercado sino porque tanto escritores como editoriales o medios de comunicación se están volcando en este sistema que está arrasando en todo el mundo y está haciendo incluso que aquellas personas que no solían leer con frecuencia vuelvan a sumergirse de nuevo en géneros que tenían olvidados.

Uno de los últimos medios en subirse al carro del mundo del ereader es el conocido rotativo estadounidense The New York Times, donde ya han anunciado que cada fin de semana lanzarán de manera conjunta con el diario varios libros, tanto de la literatura clásica como novedades y lo harán en formato físico y también digital, pudiendo descargar los libros desde la propia web del periódico.

Este anuncio tuvo una estupenda acogida entre el público aunque finalmente ha habido cambios a favor de los libros electrónicos y el pasado fin de semana sólo se lanzaron los libros en soporte digital, siendo cancelada su edición física, algo que permitirá al diario ahorrar miles de dólares cada fin de semana, en parte un movimiento muy lógico por parte de The New York Times dada la situación de crisis que estamos viviendo actualmente.

Las reacciones no han tardado en llegar y la directora de la sección llamada Book Review del diario, Pamela Paul, ha hecho varias declaraciones al respecto, donde destaca que “la lista de libros sólo estará disponible en formato digital dado que éste es su hábitat natural”.

Personalmente pienso que esto es un arma de doble filo dado que los libros en formato físico no deben desaparecer nunca y creo que pueden convivir ambos formatos para cubrir el amplio espectro de lectores en todo el mundo. Espero que esta moda de recortar no la asuman todos aquellos que tienen o tenían por costumbre editar libros y se vayan cambiando al mundo digital.

Los lectores del diario, acostumbrados a hacerse cada fin de semana con un libro, ya han mostrado su disconformidad con la decisión tomada dado que muchos no están relacionados con las plataformas digitales, no tienen o no quieren comprarse un ereader para leer un libro, algo que puede ocasionar tanto una pérdida de lectores como atraer a aquellos que sí apuestan fuertemente por esta clase de sistemas.

¿Creéis que esto será algo pasajero o que cada vez se irán abandonando los libros de toda la vida para subir al tren tecnológico?

Vía: The-digital-reader-com